martes, 5 de abril de 2011

ASPECTOS RELEVANTES DE LA CRIA VACUNA EN EL URUGUAY

Autores: Departamento de Ciencias Sociales y Departamento de Producción Animal y Pasturas.

Facultad de Agronomía/Universidad de la República.

Gonzalo Pereira y Pablo Soca

I. PREGUNTAS QUE FRECUENTEMENTE SE PLANTEAN LOS PRODUCTORES

1. ¿Cuál es la importancia económica de la cría de bovinos de carne?

Utiliza una superficie mayor que cualquier otra actividad del agro pues involucra 6.6 millones de cabezas y unas 8.3 millones de ha. Significa el 58 por ciento de las 14.3 millones de hectáreas de pastoreo con ovinos y bovinos de carne y el 52 por ciento de la superficie agropecuaria nacional. El valor de su principal producto, los terneros, supera los 200 millones de dólares por año.

2. Y desde el punto de vista social, ¿tiene importancia la cría?.

La mayoría de las explotaciones agropecuarias se orientan de manera especializada a la cría. Existen 17.7 mil explotaciones que significan el 70 por ciento del total de las especializadas en ganadería de carne y lana; y el 32 por ciento del total de explotaciones agropecuarias de 1990. Su especialización criadora determina que ocupando 6.7 millones de hectáreas, disponen solamente del 17 por ciento del total de novillos de más de tres años . Desde el punto de vista demográfico, en la mayoría de los departamentos componen lo fundamental de la población rural.

3. ¿Cuáles son las características técnicas de la cría?

La cría se lleva a cabo en pastoreo de campo natural en forma conjunta con ovinos. Para el análisis es posible subdividir el país en dos grandes regiones:

a. El área exclusivamente ganadera ocupa cerca de 12 millones de ha (75 por ciento de la superficie agropecuaria), con predominio absoluto del campo natural (92% de la superficie). La superficie de pasturas mejoradas alcanzó en 1996 a 889 mil hectáreas (7.6 por ciento), el énfasis en su asignación lo constituye la recría y sobre todo a la invernada. Dado que los novillos de 2 a 3 y más de 3 años totalizan 1.2 millones de cabezas, se evidencia que la superficie mejorada antes indicada no es suficiente para sostenerlos, de manera que buena parte de la invernada y la recría se realiza sobre campo natural, lo cual permite concluir que la disponibilidad de mejoramientos para las vacas de cría es insignificante.

b. la región agrícola - ganadera abarca 3.4 millones de hectáreas (21 por ciento del total nacional), y representa la tercera parte de la región exclusivamente ganadera. Las vacas de cría tienen una presencia algo menor respecto al total de bovinos que en la zona ganadera (29% y 33%, respectivamente). Ambos factores contribuyen a que sus 662 mil vacas signifiquen solamente el 21% del total nacional de vacas de carne. En ésta región existen 642 mil hectáreas de mejoramientos de pasturas y 352 mil novillos de más de dos años. Si consideramos que la prioridad en el uso de los mejoramientos por parte de otras categorías como los novillos y vaquillonas de 1 a 2 años (468 mil cabezas) se comprueba también en la zona agrícola-ganadera una muy limitada utilización de pasturas mejoradas por el rodeo de cría.

4. ¿Alguna parte del país se especializa en la cría de vacunos?

La gráfica 1 muestra un ordenamiento de los departamentos según la importancia de la cría de vacunos para producción de carne medida a través de la cantidad de vacas por hectárea. Se observa que más allá de la variación departamental mostrada en la gráfica, en prácticamente todo el país la cría tiene importancia. San José, Canelones y Colonia son departamentos con menor importancia de la cría.

5. ¿Ha cambiado la eficiencia técnica de la cría?

La gráfica 2 estima la evolución del porcentaje de destete mediante la relación informada por DICOSE de terneros/vacas entoradas durante los últimos 20 años. Muestra que el valor medio es de 64 por ciento. La gráfica ilustra sobre la persistencia de la baja productividad de la cría en las últimas dos décadas. El reciente incremento de las vacas de cría a 3.5 millones (basado en la sustitución de ovinos) permitió elevar la producción de terneros, no obstante se mantuvo el porcentaje de destete (ver gráficas 2 y 3).
Un segundo indicador de la estabilidad tecnológica de la cría es la proporción de vaquillonas de más de dos años sin entorar, que permanece en un nivel del orden de la mitad de las vaquillonas de 1 a 2 años (59 Y 54 por ciento en la región ganadera y agrícola ganadera, respectivamente). Solamente la mitad de las vaquillonas es entorada a los dos años pues la otra mitad no alcanza el desarrollo necesario. La importancia económica de este indicador de baja eficiencia se evidencia en que las vaquillonas de más de dos años sin entorar alcanzaron a 589 mil cabezas en 1997 según DICOSE.
De manera que la cría no ha aumentado de manera manifiesta su productividad en los últimos 20 años.

6. ¿Que importancia económica tendría un cambio técnico que aumente la eficiencia reproductiva del rodeo de cría a nivel nacional?

Si es de bajo costo, permitiría mejorar los ingresos y la rentabilidad de los establecimientos criadores. Y sería una contribución relevante a la producción de carne puesto que permitiría abastecer a la actividad invernadora en la que están ocurriendo cambios técnicos más generalizados. A la inversa, si la eficiencia reproductiva de la cría no aumenta habrá un cuello de botella para la producción nacional de carne.

7. ¿Existen factores económicos que hayan explicado la reducida eficiencia tecnológica de la cría?

La respuesta es afirmativa pues la relación de precio entre su producción (los terneros) y otras categorías de vacunos (como novillos y vacas de invernada), determinan que los rodeos de cría no solamente no consuman pasturas mejoradas sino además tengan la menor prioridad alimenticia en el campo natural. Son asignados a los potreros de menor aptitud pastoril, frecuentemente con alta carga y en competencia con ovinos. Tal práctica establecida para intentar el máximo aprovechamiento de la pastura pastura natural con el rodeo de cría conduce en años de clima normal a un pobre estado nutricional y el consecuente promedio de 64 por ciento de destete.

8.¿Es posible demostrar que a nivel comercial el estado nutricional de la vaca es la causa fundamental de la baja eficiencia reproductiva?

En la gráfica 4 se presentan los registros de la producción de forraje del campo natural sobre Cristalino en vaca/hectárea como expresión de la capacidad de carga (Formoso, 1996) y la estimación del porcentaje anual de destete. Se observa una estrecha asociación entre la capacidad de carga y el porcentaje de destete (r2 = 0.6, p<0.01).
En la gran mayoría de los años la carga animal empleada en los sistemas reales de 0.8 UG/ha fue superior a la capacidad de carga que soporta el sistema, determinando una baja eficiencia reproductiva. Solamente 3 de los 13 años, en razón de clima favorable, tuvieron una capacidad de carga coincidente con la capacidad de carga real. Cuando así sucedió se registró un porcentaje de destete del orden de 70 por ciento
Queda demostrado que el principal punto débil de la eficiencia reproductiva es la insuficiente alimentación de la vaca a partir del manejo tradicional del campo natural.

9. ¿El criador tuvo una experiencia propia en el reciente entore sobre la relación entre estado nutricional de la vaca y eficiencia reproductiva?

Sí, una encuesta reciente a médicos veterinarios que realizan diagnóstico de preñez permitió cuantificar la diferencia en el porcentaje de preñez de vacas que crían ternero frente a las falladas (84 contra 59%, respectivamente, ver cuadro 1).


1. PORCENTAJE DE PREÑEZ POR CATEGORÍA DE VIENTRE EN 1999
RODEOS SIN DESTETE TEMPORARIO NI PRECOZ

CATEGORIAS %
VACAS CON TERNERO 59
VACAS SIN TERNERO 84

La principal diferencia entre las dos categorías radica en el peor estado corporal de las vacas que criaron ternero debido al incremento de los requerimientos por gestación y lactancia. Es de resaltar que la diferencia ocurrió en el entore 1998/99 con favorable producción de forraje durante la primavera verano en gran parte del país.

10. ¿ Ocurre siempre una eficiencia reproductiva diferente entre vacas con ternero y vacas que no crían ternero?

Si, la misma encuesta comprobó que durante cuatro años con información se mantuvo el gran margen entre la preñez de vacas que no criaron ternero y la de las que sí lo hicieron; e ilustra la importancia del estado nutricional sobre la eficiencia reproductiva (ver la gráfica 5).

11. ¿Hay evidencia que otros factores diferentes al estado nutricional afecten a la eficiencia reproductiva del rodeo de cría?

Si, a la inversa de lo que pasa con las vacas que crían ternero, las vacas sin ternero generalmente tienen altos porcentaje de preñez, debido a que llegan al entore con estado corporal favorable para entrar en celo y preñarse. Pero del análisis de la misma fuente de información surge la existencia de rodeos donde vacas que no criaron ternero presentaron una preñez menor que la esperable (cuadro 2). En el 5 por ciento de los rodeos el porcentaje de preñez resultó menor a 60 por ciento; y valores por debajo de 70 y 80 por ciento fueron encontrados en el 2 y 11 por ciento de los rodeos, respectivamente.


CUADRO 2. RODEOS CON BAJO PORCENTAJE DE PREÑEZ EN VACAS SIN TERNERO

PREÑEZ
% VACAS
CABEZAS RODEOS
% (1)
40/50 299 1
50/60 751 4
60/70 1576 2
70/80 2146 11
TOTAL 4772 18
(1) En un total de 168 rodeos con información de vacas sin terneros. DIEA, Encuesta a veterinarios 1999.

Es improbable que tal comportamiento obedezca a un estado corporal crítico, lo que permite plantear la hipótesis de que es posible identificar rodeos donde factores como problemas reproductivo del macho y /o enfermedades de la reproducción expliquen un bajo porcentaje de preñez.

12.¿Se dispone de información reciente sobre aplicación de cambios técnicos en la cría?

Existen indicios estimulantes de parte de productores que emplean un conjunto de técnicas como: la aplicación del diagnóstico de preñez, destete temprano, períodos cortos de entore, manejo según estado corporal, destete precoz y temporario . no obstante su presencia no ha sido suficiente para aumentar la eficiencia reproductiva del rodeo de cría nacional

13. En particular, si el problema principal de la eficiencia de la cría es el estado de la vaca, ¿existen técnicas que se estén aplicando que puedan mejorarlo?

Existen criadores con rodeos de buena eficiencia reproductiva y resulta importante conocer en qué se basan. Las causas son diversas pero está en desarrollo una tendencia a aplicar medidas de manejo de bajo costo, que inciden positivamente, como el control del amamantamiento (destete temporario) y el destete definitivo de los terneros en marzo y abril.
.
La información de rodeos comerciales permitió identificar una mejora en preñez de 13 puntos por la aplicación del destete temporario (72 contra 59 por ciento, gráfica 6). No es posible atribuir al destete temporario todo el incremento en preñez, dado que se carece de información en dichos rodeos sobre carga animal, aptitud pastoril, utilización de pasturas mejoradas, sales o suplementos. No obstante la magnitud de la diferencia y su coincidencia con los resultados provenientes de rodeos experimentales evidencia un claro efecto del destete temporario sobre el porcentaje de preñez .
También se comprobó que a nivel comercial el destete temprano de marzo-abril permite que la vaca que cría ternero reduzca durante el otoño sus requerimientos nutricionales de lactación, pueda recuperar estado y llegue al entore con mayor probabilidad de preñarse. En la gráfica 7 se presenta el porcentaje de preñez en función del mes de destete definitivo para rodeos que no aplican destete temporario ni precoz. Los rodeos con destete tardío (junio) presentaron en el año 1999 13 puntos menos de preñez de las vacas que criaron ternero que cuando el destete se realizó en abril/mayo. La mayor diferencia se encontró en rodeos que destetan en marzo, con 18 por ciento más que el destete en junio. En 1996 y 1997 se encontró similar relación entre porcentaje de preñez y mes acostumbrado de destete, siendo más marcada la relación indicada, posiblemente por la sequía ocurrida en ambos años. De manera que muchos rodeos están eliminando los destetes tardíos para mejorar su eficiencia reproductiva.
En el cuadro 3 se presenta el efecto del mes de destete en aquellos rodeos que realizan destete temporario.


CUADRO 3. VALOR MEDIO DE PREÑEZ DE VACAS CON TERNERO SEGÚN MES DE DESTETE
RODEOS CON DESTETE TEMPORARIO

MES DE PREÑEZ RODEOS
DESTETE 1/ % N°
MARZO 81 14
ABRIL 70 28
MAYO 62 11
1/ Solamente en un rodeo se destetó en junio

La tendencia resulta similar pero aún más marcada que en los rodeos que no aplican destete temporario. Además, en éstos rodeos prácticamente no aparecen destetes de junio y son pocos los de mayo.

De manera que a nivel comercial los criadores están encontrando prácticas de manejo de bajo costo y ampliamente documentadas por la investigación nacional que permiten mejorar la eficiencia reproductiva.

14. ¿Es inevitablemente lento el proceso de generalización del mejoramiento de la eficiencia de la cría?.
Creemos que no, pues hoy están disponibles herramientas técnicas nuevas, de costo mínimo, que apuntan a la racionalización del recurso fundamental que utiliza la cria, la pastura natural. Las consideramos un primer paso de reducción del costo de producción del ternero para la gran mayoría de los criadores.

15. ¿Qué elementos se deben atender al momento de procurar un desarrollo tecnológico de la cría?

La importancia del estado de la vaca para alcanzar una mayor eficiencia reproductiva podría llevar a pensar que la única manera de alcanzarla es mediante mejoramientos de pasturas y/o empleo de suplementos. Las inversiones en pasturas son modestas en más de 11 millones de hectáreas del área ganadera especializada, bastión de la cría, pues en el último cuatrienio los mejoramientos aumentaron de 6.4% a 8.1% (unas 200 mil hectáreas), y han sido destinados fundamentalmente, por razones de precios, a la invernada.
Se puede pensar que la situación ha cambiado: el precio del ternero ha mejorado y ahora existen alternativas más baratas de mejoramiento de pasturas, lo que beneficia una relación insumo/producto tradicionalmente desfavorable para la cría. Pero por su experiencia los ganaderos, particularmente los criadores, no han sido proclives a endeudarse para realizar inversiones. No se puede olvidar estas realidades a la hora de impulsar cambios técnicos para la cría. Por otra parte, parece un error sostener que el cambio técnico de la cría solo puede ser encarado si el precio del ternero se mantiene en un nivel alto. Aún los niveles tradicionales de precio de terneros permiten cambios técnicos de significación a condición de tomar en cuenta normas de gestión de empresas: la prioridad fundamental para racionalizar la producción y aumentar el ingreso radica en la mejor utilización de los recursos disponibles. Y los principales recursos productivos de los predios criadores son el ganado y la pastura natural, gestionados por la capacidad de decisión del productor y la capacitación del personal de campo.

16. ¿Puede sostenerse que la actual forma de utilización de los recursos disponibles no es la más eficiente desde el punto de vista técnico y económico?

La cuestión radica en identificar un posible aumento general de la eficiencia que tome en cuenta la situación de precios de la cría. La investigación de la Facultad de Agronomía sobre técnicas de bajo costo para aumentar la eficiencia reproductiva ha formulado una propuesta que permite acercar el porcentaje de destete al 80% sin modificar los recursos forrajeros. La esencia de la propuesta se basa en modificar la forma de utilización de la pastura natural mediante decisiones de alimentación en base al estado corporal de la vaca, la altura de la pastura y la aplicación del destete temporario al inicio del entore


II. LA PROPUESTA DE BAJO COSTO PARA MEJORAR LA EFICIENCIA REPRODUCTIVA

17. ¿Cuáles son los fundamentos de la propuesta de aumento de la eficiencia reproductiva con bajo costo?

La propuesta desarrollada en la Facultad de Agronomía radica en aprovechar más racionalmente la pastura natural, manejando el rodeo de cría en base al estado corporal, la producción estacional del campo natural y el control del amamantamiento La investigación realizada identificó, sintéticamente, que:
1. La preñez de la vaca de cría depende del estado corporal con que llega al parto y a inicio de entore. El estado corporal 4 en vacas y 4.5 en vacas de segundo entore permiten lograr un 80% de destete .
2. El destete temporario mediante aplicación de tablilla nasal al ternero durante 11 días mejora el porcentaje de preñez. Las vacas y vaquillonas de segundo entore que presentan mayor respuesta al destete temporario a inicio de entore son las de estado corporal 3.5 a 4;
3. En pastoreo de campo natural es posible predecir la evolución del estado corporal del rodeo mediante la estimación de la cantidad de forraje asignado al rodeo, la cual puede orientarse en base al registro de la altura de pasto.
En la gráfica 8 se presenta un esquema de la propuesta de manejo del rodeo de cría en las cuatro estaciones del año, tomando en cuenta la variación en la producción de forraje del campo natural:
VERANO/OTOÑO: Diferir desde el fin de verano un potrero de campo natural. Realizar diagnóstico de preñez y destete definitivo en marzo, retirar las falladas y clasificar las preñadas en base al estado corporal en dos lotes:
• Lote 1 con vacas en estado inferior a 5. Deben pastorear en el potrero diferido desde fin de Verano para que mejoren su estado. Objetivo: que las vaquillonas y vacas de segundo entore lleguen a inicio de invierno en estado 6, Y que las vacas adultas lo hagan en estado 5.
• Lote 2: con vacas en estado 5 o más, a un potrero con menor altura de pasto, ya que solo deben mantener estado.
INVIERNO: En nuestras condiciones de clima y producción de pasto del campo natural debemos aceptar que en invierno las vacas en gestación avanzada pierdan estado. Si al inicio del invierno las vaquillonas y vacas llegan en estado 6 y 5 respectivamente, se puede lograr que al parto el estado sea 4.5 y 4 respectivamente, en base al control de la evolución de estado y cantidad de pasto en oferta.
PRIMAVERA/VERANO: En años normales no habría problemas para que vacas y vaquillonas que llegaron al parto en estado 4 y 4.5 lo mantengan hasta el siguiente entore con alta probabilidad de quedar preñadas. A inicio del entore (no superior a 90 días de duración) el estado corporal del rodeo y la edad de los animales orientarán sobre la práctica de control del amamantamiento a aplicar.
La propuesta fue validada mediante un proyecto ejecutado en el marco del PROVA durante el año 1993/94 en siete estancias y comprobó una alta eficiencia reproductiva a través del diagnóstico de preñez en cerca de mil vacas que fueron contrastadas contra 25 mil de la región

18 ¿Es sencilla la aplicación de esa propuesta técnica?

La facilidad de adopción por los productores quedó demostrada en la citada validación sobre mil vientres de siete establecimientos comerciales y a la fecha se realiza en dos grupos PRONADEGA de Rocha una experiencia que apunta en igual sentido. Las herramientas de difusión están disponibles por parte de la Facultad de Agronomía: un video y una cartilla para los productores que explican de una forma muy sencilla sus fundamentos y la forma de aplicarla.
De lo que se trata es instrumentar su divulgación y puesta en práctica.

19. El aumento de preñez lograble con la propuesta debe también aumentar los requerimientos nutricionales para gestación y lactancia, entonces ¿es necesario reducir la carga que actualmente se usa en la cría sobre campo natural?

No necesariamente. Por cierto que aumentan los requerimientos pero lo hacen de una forma muy especial: son casi iguales en el invierno, la estación crítica. Y mayores en primavera y verano, cuando en general los campos presentan excedentes de producción. En la gráfica 9, se presentan los requerimientos de rodeos manejados en forma tradicional y con la propuesta. Los requerimientos totales se incrementan en 3%, de manera que el cambio de manejo y el aumento de la eficiencia reproductiva serían posibles sin modificar la dotación predial si ésta fuera correcta.
La eficiencia en producción de carne por unidad cantidad de pasto de las dos alternativas planteadas es de 4.5 kg y 5.6 kg, lo que significa un incremento de 25 % en la eficiencia de utilización del forraje.

20. ¿El aumento de los procreos no es un objetivo demasiado modesto para la actual situación de bajos ingresos de los criadores?
No, si se toma en cuenta que al no requerir inversiones es alcanzable por la gran mayoría de los criadores, mejorando su ingreso y rentabilidad. Y que a nivel nacional podría impactar notablemente la producción ganadera, sobre todo si se agota la forma de aumentar el número de terneros mediante el incremento de la cantidad de vacas, como viene sucediendo. Cabe aclarar que en casos de reducido empotreramiento la propuesta requeriría aumentar las subdivisiones.

21. ¿El aumento de eficiencia reproductiva tiene suficiente impacto económico como para que resulte atractiva al criador?.

Cada cien vacas de cría el aumento de la eficiencia reproductiva de 64 a 80 por ciento significa 16 terneros más, prácticamente sin aumento de costo (los presupuestos parciales presentados en el Anexo III indican que el costo variable para cien vacas mas toros y terneros aumenta de 7.2 a 7.7 mil dólares por concepto de diagnóstico de preñez, aplicación del destete temporario y el suministro de sales minerales). A precios de 1998/99 el margen bruto aumenta en 1.6 mil dólares, al pasar de 5 mil a 6.6 mil dólares. Y como prácticamente no hay modificación de los costos fijos, el ingreso neto cada 100 vacas sube en la misma cantidad y proporción. Pero si consideramos el costo del campo natural, como sería el caso de un arrendatario, el margen bruto aumenta de 2.5 a 4 mil dólares, lo que significa un incremento de 62 por ciento (en el Anexo II se presenta un desarrollo que considera la situación del conjunto de un establecimiento representativo de la cría, y una discusión sobre la oposición eficiencia de la cría/invernada de vacas falladas).

22.¿Porqué no se adopta a mayor ritmo la tecnología que permite incrementar la eficiencia reproductiva sin costos?

No se debe perder de vista que la disponibilidad de éstos cambios técnicos de bajo costo es relativamente reciente. Y que no está resuelto el problema de difusión de las herramientas disponibles. Esto debería ser encarado por los diversos esfuerzos institucionales orientados a mejorar la eficiencia reproductiva de la cría y el ingreso de los productores ganaderos.

23. Siendo tan importante la cría en nuestro país, y en el marco de los precios actuales, ¿el cambio técnico posible se limita al aumento del porcentaje de destete mediante la modificación del uso de la pastura natural?. ¿O actualmente existen otras posibilidades?.

Sí existen, pero su disponibilidad no debe confundir sobre la prioridad del cambio técnico de la cría: mejorar la eficiencia reproductiva mediante la racionalización del uso de la pastura natural, guiada por el estado corporal y el destete temporario. Es lo que pueden ya realizar los criadores con bajo costo. Y tendría un notable efecto sobre su ingreso y capacidad de inversión para aplicar pasos siguientes de una ruta lógica y prudente de cambio técnico.

24. ¿Se opone entonces ésta propuesta al mejoramiento de pasturas o al uso de suplementación para la cría?.

De ninguna manera, pues hay productores capaces de encarar simultáneamente todas las medidas disponibles. Pero la gran mayoría de los criadores sería proclive a recorrer un camino de cambio técnico progresivo y autosostenido, de muy bajo costo en las primeras etapas, como el explicado. Que en primer término racionaliza el uso de la pastura natural y mejora el ingreso. Un proceso que dé confianza para realizar futuras inversiones razonables.

25. Si los cambios técnicos de la cría son lentos, ¿se debe esperar una continuidad del comportamiento cíclico de la ganadería?

Subrayamos la posibilidad de cambios más rápidos basados en la propuesta tecnológica con bajos costos de la Facultad de Agronomía, con ventajas de aplicación independientes de las relaciones de precios. Segundo, el manejo del rodeo de cría según estado corporal y destete temporario contribuye a reducir el efecto de años secos y/o invierno riguroso, por lo que atenuaría el factor climático que contribuye a formas inconvenientemente cíclicas de producción.



ANEXO I

INDICADORES DE LA GANADERIA NACIONAL

Para estudiar la actividad de cría de vacunos para carne en nuestro país es necesario tener en cuenta que integra la producción ganadera, en asociación con ovinos y frecuentemente con cultivos. De manera que realizaremos una primera aproximación general para concentrarnos luego exclusivamente en la cría.
La producción ganadera se puede dividir según especialización productiva en tres grandes grupos: la lechería comercial, la ganadería combinada en diversos grados con agricultura y la ganadería especializada. En el cuadro 1 se puede observar el número de explotaciones de cada gran grupo.
Dado que la Regional Norte del Plan Agropecuario presenta una fuerte coincidencia geográfica con las explotaciones que se especializan en ganadería, les prestaremos especial atención, sabiendo que contrasta con los otros dos sistemas, que cuentan por lo general con mayor disponibilidad de equipos, suelos de mayor aptitud, una proporción elevada de mejoramientos instalados a bajo costo por siembras asociadas a cultivos, personal con mayor calificación para el manejo de los equipos y técnicas de alimentación.
El gran grupo de explotaciones especializadas en ganadería y sin otras actividades comerciales de relevancia, se compone de 34.6 mil explotaciones (69% del total), pero más adelante se mostrará que su número es en realidad menor. Ocupan 11.3 millones de hectáreas (73% de la superficie nacional, ver cuadro 2).
En este gran grupo de explotaciones especializadas en ganadería se encuentra la gran mayoría de los vacunos y ovinos del país (ver cuadro 3). Su relación ovino/vacuno es mayor que el promedio nacional, en buena medida por la presencia de suelos menos aptos que en las especializaciones agrícola/ganadera y lechera. También es mayor la relación novillo/vaca, a pesar de la salida de novillos hacia regiones invernadoras agrícolaganaderas. Y una mayor edad de preparación de novillos por la razón indicada.
Un componente de explicación de los datos indicados radica en que la proporción de mejoramientos en las explotaciones especializadas en ganadería es de solamente 8%. Esto determina una particularidad de notable importancia sobre la que habremos de volver: la base fundamental de alimentación es el campo natural, que ocupa el 92% de la superficie total. En cambio los mejoramientos alcanzan al 20% en las agrícolaganaderas y 47% en las explotaciones lecheras (ver el cuadro 4).
Otra importante particularidad de las explotaciones especializadas en ganadería es que sus mejoramientos son más extensivos que el promedio nacional, del tipo de coberturas y fertilización de campo natural. En tanto que las explotaciones lecheras y agrícolaganaderas tienen mayor proporción de verdeos y praderas, en gran medida debido a la facilidad de realizar siembras asociadas con cultivos de invierno (cuadro 5).

Una importante característica de las explotaciones ganaderas radica en que la superficie ocupada por las explotaciones de menos de 200 hectáreas es insignificante (12% del total) pero abarca a muchos miles de productores. Sobre el punto, no puede dejarse de tomar en cuenta que el estrato de menos de 50 ha (cuya media está próxima a las 20 ha), corresponde a explotaciones cuyo sostén no puede ser la ganadería: cerca de 14 mil predios tienen tal magnitud de superficie. Se trata sobre todo de formas de residencia de población rural cuyo principal sostén es ajeno a la ganadería (cuadro 6).
Los pequeños productores especializados en ganadería y que viven de ella, y cuya superficie podríamos localizar entre 50 y 500 hectáreas, suman cerca de 15 mil predios con un total de 26% de la superficie total.
Los productores medios (con una superficie entre 500 y 1000 hectáreas) suman cerca de 3 mil; y explotan 2.1 millones de ha (19% de la superficie);
Los productores ganaderos especializados grandes (más de mil hectáreas) son unos 2.8 mil con 6 millones de ha (54% de la superficie)..

La escala de producción ganadera en nuestro país se liga a aspectos técnicos y productivos: a medida que aumenta la superficie de las explotaciones especializadas en ganadería también crece la carga de vacunos y se reduce la de ovinos, arrojando una relación ovino/vacuno descendente desde 2.3 a 1.7 (cuadro 7). En otras palabras: los predios grandes son menos ovejeros y más orientados a la explotación de vacunos.
También se puede ver que por debajo de 500 ha es mayor el énfasis criador, pues por encima aumenta la relación novillos de más de 2 años/vacas (falta). La relación novillos de más de 3 años/vaca aumenta con la superficie de los predios hasta el estrato de mil ha. Por encima de mil hectáreas, las explotaciones se mantienen en una relación próxima a 0.3, de manera que a mayor superficie no hay mayor dedicación a invernada.
Al aumentar la superficie de las explotaciones hay un decrecimiento del área mejorada, que pasa desde 10% a 7% (la disminución es mayor en el caso de praderas: de 6% a 3%; cuadro 8).
La carga animal presenta una tendencia decreciente con el aumento de tamaño de las explotaciones: desde 1, aproximadamente, a 0.7 (cuadro 9). Puede incidir la mencionada diferencia de superficie mejorada, pero también el menor tamaño de potreros y el acceso a forma de pastoreo extraprediales, como caminos, etc., sobre todo en el caso de las pequeñas explotaciones con menos de 50 ha (en las explotaciones de menos de 100 ha, con cargas medias mayores de 0.9 unidades ganaderas /ha, sin sostén en mejoramientos forrajeros como se mostró en el cuadro 7, pueden presentarse condiciones agudas de sobrepastoreo).

La superficie mejorada es un indicador de cambio técnico y es posible analizar su efecto mediante la forma en que se modifican los indicadores de la ganadería especializada a medida que aumenta su presencia como proporción de la superficie total (cuadro 10):
• La carga ovina se reduce de 1.4 a 0.8, la de vacunos aumenta de 0.6 cabezas por hectárea a 0.8, de forma que la relación ovino/vacuno baja de 2.5 cabezas a 1.0.
• La relación novillos de más de 2 años/ vaca crece de 0.45 cabezas a 0.96, indicando el aumento del énfasis invernador.
• La relación de novillos de más de 3 años/ vaca presenta un aumento intenso, pasando de 0.23 a 0.42.
• La carga de vacas/ha se mantiene estable en torno a la media de 0.2. De manera que la realización de mejoramientos no excluye a la cría.
• La carga presenta un crecimiento menor que el de los mejoramientos: de 0.79 a 0.89.

La columna que expresa a los mejoramientos de cada estrato como porcentaje del total del subuniverso señala que el estrato con más de 30% significa el 54% del total de mejoramientos (501 mil hectárea en 920 mil hectáreas en explotaciones especializadas en ganadería). Tal estrato representa solamente el 8% de la superficie total de las explotaciones ganaderas (884 mil hectárea en 11.3 millones de hectárea). Es un dato de sumo interés porque señala una notable polarización tecnológica en la ganadería especializada.

En el subuniverso especializado en ganadería que venimos analizando es posible agrupar los predios según orientación ovejera mediante la relación ovinos/vacuno. A medida que aumenta el énfasis ovejero se comprueba una consistente y marcada ampliación de la importancia de la cría frente a la invernada (la relación de novillos de más de 2 años/vaca se reduce de 0.9 a 0.3; y la reducción de la relación novillo de más de tres años/vaca es aún mayor: de 0.4 a 0.1; ver el cuadro 11).

La orientación hacia la cría también la podemos analizar mediante grupos de explotaciones con carga creciente de vacas por hectárea. El cuadro 12 presenta los predios especializados en ganadería según el valor vacas/ha y podría sostenerse que cuanto mayor la relación, más criadoras son las explotaciones.
Puede observarse que la mayoría de las vacas del conjunto de explotaciones especializadas en ganadaría se encuentra dentro del rango 0.1 a 0.4 vacas/ha.
En el estrato con valores inferiores que 0.1 se encuentran los predios sin vacas y con baja presencia de ellas: casi 8 mil explotaciones con 3.4 millones de ha.
El porcentaje de mejoramientos se mantiene similar al promedio de 8%, sin variar a medida que aumenta el énfasis criador. Pero la relación novillos/vacas disminuye marcadamente, mostrando que a medida que los predios aumentan su énfasis criador, disminuyen el énfasis invernador.

En el subuniverso especializado en ganadería que venimos analizando es posible agrupar los predios según orientación ovejera mediante la relación ovinos/vacuno. A medida que aumenta el énfasis ovejero se comprueba una consistente y marcada ampliación de la importancia de la cría frente a la invernada (la relación de novillos de más de 2 años/vaca se reduce de 0.9 a 0.3; y la reducción de la relación novillo de más de tres años/vaca es aún mayor: de 0.4 a 0.1; ver el cuadro 11).

La orientación hacia la cría también la podemos analizar mediante grupos de explotaciones con carga creciente de vacas por hectárea. El cuadro 12 presenta los predios especializados en ganadería según el valor vacas/ha y podría sostenerse que cuanto mayor la relación, más criadoras son las explotaciones.
Puede observarse que la mayoría de las vacas del conjunto de explotaciones especializadas en ganadaría se encuentra dentro del rango 0.1 a 0.4 vacas/ha.
En el estrato con valores inferiores que 0.1 se encuentran los predios sin vacas y con baja presencia de ellas: casi 8 mil explotaciones con 3.4 millones de ha.
El porcentaje de mejoramientos se mantiene similar al promedio de 8%, sin variar a medida que aumenta el énfasis criador. Pero la relación novillos/vacas disminuye marcadamente, mostrando que a medida que los predios aumentan su énfasis criador, disminuyen el énfasis invernador.

ANEXO II

MAYORES DETALLES DEL CALCULO DE RESULTADO ECONOMICO

En el cuadro 1 se muestra un predio altamente representativo de las condiciones generales de la cría, con el porcentaje de destete histórico de 64%. Los datos de las categorías surgen de DICOSE y las compraventas se estiman de manera que se mantenga la estructura del stock. La gran mayoría de los terneros se vende al destete, se realiza algo de recría y muy poca invernada de novillos. El total de carne vacuna alcanza a 44 ton y la carne equivalente a 70 kg./ha. Como las restantes condiciones de producción no cambian ni se incurre en incremento de costos, basta considerar el ingreso bruto de los vacunos pues sus modificaciones serán idénticas a las del ingreso neto del predio. El cuadro 2a. muestra que el ingreso bruto de vacunos alcanzó a U$S 25.1 mil en el ejercicio 1996/97. El cuadro tambièn. muestra los mismos conceptos si el predio alcanza 80% de destete y vende los terneros adicionales. Esta alternativa aumenta la carga de vacunos de 0.56 a 0.59 UG, pero al ocurrir antes del invierno no requiere de otra fuente de alimentación que la pastura natural. Los quilos vendidos de terneros aumentan de 10.0 ton a 16.2 ton; y la producción total de carne vacuna trepa de 44 ton a 52 ton. Puede observarse que el ingreso bruto de vacunos aumenta de U$S 25.1 mil a U$S 29.1 mil. Un aumento de U$S 4 mil. Que significa un incremento en el ingreso neto de U$S 1.4 mil cada 100 vacas.

Es posible plantear la siguiente pregunta ¿tal impacto económico toma en cuenta que muchos criadores prefieren vender para abasto las vacas que fallan en vez de preocuparse de aumentar el porcentaje de procreos?. No, pues se puede observar que el cálculo anterior mantuvo el % de refugo normal de hembras, vendiendo como gordas la proporción que surge de DICOSE. Se estableció tal forma de estimación del efecto económico del aumento de la eficiencia reproductiva porque la gran mayoría de los criadores no tiene una política de venta de vacas que implique compras de reposición. La venta de todas las vacas falladas como gordas no integra las prácticas normales del sistema criador. Pero atendiendo a criadores propensos a tomar riesgos de compraventa de vacas, el análisis puede incorporar la venta de todas las vacas falladas como vacas gordas. El cuadro 2. muestra la misma explotación con 64% de destete, vendiendo todas las vacas falladas como gordas (36% del rodeo) y reponiéndolas con vacas compradas en feria. La producción de carne de vacunos crece a 54 ton, de las que 43 ton corresponden a vacas gordas. Pero, ¿es posible concretar este proceso productivo en un año normal?. No, pues aunque el criador conoce la conveniencia de vender gordas a todas las vacas de refugo o las falladas, en un año de clima normal carece de condiciones de alimentación como para lograrlo. Pues las vacas falladas son las que criaron ternero y entran al invierno en mala condición, por lo que inician la primavera con alrededor de 310 kg., debiendo aumentar 110 kg. para alcanzar el peso de vaca gorda. Las pasturas propias de la cría y la carga usual limitan la intención invernadora; recuérdese que de 54 vacas refugadas esta explotación representativa solamente invernaba 23.
Ciertamente que hay que tomar en consideración la ocurrencia de años de muy buena producción de la pastura natural, como lo ejemplifica la primavera, verano y otoño recientes. En tales condiciones se puede sostener la posibilidad de invernar una parte significativa de las vacas falladas. Llevemos la situación al extremo, suponiendo que la explotación de baja eficiencia reproductiva engorda todas las vacas falladas en campo natural. Lo que es una transformación absoluta de la explotación criadora: de engordar 23 pasa a engordar 103 vacas.
Pero en tal caso la comparación con la explotación con 80% de destete debe ser modificada tomando en cuenta que:
a. en un año tan favorable una explotación con 80% de destete también podría invernar todas sus vacas de refugo (y con mayor razón pues son menos que las falladas del predio de baja eficiencia reproductiva);
b. en un año con alta producción de pasturas el precio de las categorías de reposición tiende a subir, como sucede en la actualidad. Digamos que la relación de precio vaca reposición/ vaca gorda sea de 0.85 en vez de 0.72, como la vigente en el ejercicio 1996/97 utilizado para el cálculo antes indicado.
c. el precio logrado por los terneros aumenta 20% por el mayor crecimiento correspondiente a un año bueno y el aumento de precio de las categorías de reposición.

Bajo tales condiciones, y deducida la reposición, los ingresos brutos de vacunos alcanzan a U$S 34.7 mil en el predio con 80% destete y venta de vacas refugadas como gordas. Y U$S 34.6 mil en el que tiene 64% destete y venta de todas las falladas como gordas. En un año de alta producción de la pastura natural el ingreso con baja eficiencia reproductiva y disponibilidad de elevada proporción de vacas falladas para engordar es similar al que obtiene un predio con 80% de destete.
Pero no todos los años son muy buenos para la producción de la pastura natural. Asumamos que uno de cada cuatro años tiene esta característica y que los otros tres años son de producción normal, en los que el engorde de vacas alcanza a solamente una parte de las refugadas. Podemos calcular el ingreso bruto promedio anual de un cuatrienio en las dos clases de explotaciones: con 80% de destete U$S 30.4 mil; y con 64% de destete: U$S 27.5 mil.
De manera que una explotación criadora de mil ha con 80% de destete en un año normal, con venta de terneros y de la proporción de vacas gordas que permiten las pasturas, obtiene 2.9 mil dólares adicionales; 1.1 mil más de ingreso neto cada 100 vacas de cría.


ASPECTOS RELEVANTES DE LA CRIA VACUNA EN EL URUGUAY
Pablo Soca y Gonzalo Pereira


1. ¿Cuál es la importancia económica de la cría de bovinos de carne?

2. Y desde el punto de vista social, ¿tiene importancia la cría?.

3. ¿Cuáles son las características técnicas de la cría?

4. ¿Alguna parte del país se especializa en la cría de vacunos?

5. ¿Ha cambiado la eficiencia técnica de la cría?

6. ¿Que importancia económica tendría un cambio técnico que aumente la eficiencia reproductiva?

7. ¿Existen factores económicos que explican la reducida eficiencia tecnológica de la cría?

8. ¿Se puede demostrar que a nivel comercial que es el estado nutricional de la vaca la causa fundamental de la baja eficiencia reproductiva?

9. ¿El criador conoce por experiencia propia la relación entre estado nutricional de la vaca y eficiencia reproductiva?.

10. ¿ Ocurre siempre una eficiencia reproductiva diferente entre vacas con ternero y vacas que no crían ternero?

11. ¿Hay evidencia que otros factores diferentes al estado nutricional afecten a la eficiencia de la vaca?

12.¿Se dispone de información reciente sobre aplicación de cambios técnicos en la cría?

13.Si el problema principal de la cría es el estado de la vaca, ¿existen técnicas que se estén aplicando que puedan mejorarlo?

14. ¿Es inevitablemente lento el proceso de generalización del mejoramiento de la eficiencia de la cría?.

15. ¿Qué elementos se deben atender al momento de procurar un desarrollo tecnológico de la cría?

16. ¿Puede sostenerse que la actual forma de utilización de los recursos disponibles no es la más eficiente desde el punto de vista técnico y económico?

17. ¿Cuáles son los fundamentos de la propuesta de aumento de la eficiencia reproductiva con bajo costo?

18 ¿Es sencilla la aplicación de esa propuesta técnica?

19. El aumento de preñez lograble con la propuesta aumenta los requerimientos ¿es necesario reducir la carga que actualmente se usa en la cría sobre campo natural?

20. ¿El aumento de los procreos no es un objetivo demasiado modesto para la actual situación de bajos ingresos de los criadores?

21. ¿El aumento de eficiencia reproductiva tiene suficiente impacto económico como para que resulte atractiva al criador?.

22.¿Porqué no se adopta a mayor ritmo la tecnología que permite incrementar la eficiencia reproductiva sin costos?

23.¿El cambio técnico posible se limita al aumento del % de destete mediante la modificación del uso de la pastura natural?.

24. ¿Se opone entonces ésta propuesta al mejoramiento de pasturas o al uso de suplementación para la cría?.

25. Si los cambios técnicos de la cría son lentos, ¿se debe esperar una continuidad del comportamiento cíclico de la ganadería?

miércoles, 9 de marzo de 2011

Actividades para la semana del 14 al 18 de marzo.

Actividad 1:

- Formar grupos de hasta 3 integrantes (donde al menos uno tenga acceso a Internet).

- Buscar en Biblioteca de la Escuela material sobre "Producción Ovina y Bovina", para presentar una carpeta donde se incluya: importancia de la produccion ovina y bovina en el PBI del Uruguay, en las exportaciones, proncipales razas bovinas carniceras, lecheras y de doble propósito (lo mismo para las razas ovinas: laneras, carniceras y de doble propósito), tipos de explotación, cadena agroindustrial en cada rubro, etc. El viernes 18 de marzo se deberá entergar el primer borrador de la carpeta. El plazo para la entrega de la carpeta final vence el 25 de marzo a las 15 h.

Actividad 2:
- Hacer una busqueda en Internet sobre ese mismo tema y enviar los resultados (direcciones de las paginas seleccionadas) al mail del curso: emtppa2011@gmail.com (incluyendo el nombre de los integrantes del grupo). El plazo para mandar este informe pro mail vence el viernes 18 de marzo a las 20 h.

En caso de dudas consultar por mail a la direccion emtppa2011@gmail.com

miércoles, 2 de marzo de 2011

Entradas, salidas y subsistemas en los Procesos Agroindustriales

Las agroindustrias en México y el mundo deben cumplir con una misión muy especial, atender las necesidades alimentarias de la humanidad que exigen seguridad, calidad, productividad uso sustentable de los recursos naturales y protección ambiental. Estas empresas ocupan un lugar dentro del sistema de cadenas de valor al depender de las materias primas de los productores y proporcionar productos a los canales de distribución.

La actividad agroindustrial inicia con los productos del sector agrícola, que después de ser cosechados requieren servicios de transporte, almacenaje, logística, servicios industriales mercadeo (mayoreo y menudeo) y proceso final que incluye preparación de alimentos y consumo.

El término agroindustria, proceso agro industrial, o industria alimentaria excluye industrias que producen equipo industrial o agrícola y maquinaria o insumos químicos para la agricultura (FAO, 1997)

La actividad agroindustrial no puede ser analizada en forma aislada al formar parte de un sistema compuesto de elementos que la definen y la explican como entradas, salidas, procesos, fronteras y medio ambiente donde se involucran personas, tecnología, capital, materiales, datos, regulaciones. (Heylighen, 1998, Sauter, 2000)

Los consumidores demandan alimentos procesados que les garanticen seguridad, calidad sensorial fácil manejo, alimentos e ingredientes que no dañen su salud, frescos o mínimamente procesados, alimentos complementarios acordes al estilo de vida, ricos en frutas y verduras, alimentos en nuevas combinaciones, comidas rápidas que ayuden al consumidor a conservar su forma y alimentos con alto valor cultural específico (Cuevas 1998).

Las estrategias competitivas deben residir en el desarrollo de sistemas empresariales que permitan cumplir con los estándares de los consumidores, regulaciones y expectativas para producir artículos seguros y de calidad, bajo condiciones económicas favorables. Las industrias de alimentos rurales y urbanos deben ser los mejores actores en sistemas agroalimentarios y deben tener un positivo impacto sobre la seguridad alimentaria, contar con la capacidad de ofrecer seguridad, alta calidad al consumidor sobre bases sustentables e innovar y ayudar a mejorar progresivamente la rentabilidad en los productos y procesos de la cadena alimentaria.

Hennessy, et al. (2003) postula que muchos de los problemas de seguridad alimentaria son sistémicos y que fracasan por falta de vinculación, comunicaciones, información y tecnología al prescribir las políticas y la necesidad de hacer análisis para reorientar los sistemas.(véase figura No. 1)

Para lograr calidad y seguridad en la cadena alimentaria es necesario establecer una coordinación vertical y organización que asegure herramientas como parte del sistema de coordinación, cooperación y comunicación, claves en el proceso de integración de valor ( Hobbs et al., 2000).

El sistema alimentario en sus cadenas de valor se puede dividir en subsistemas que incluyan la entrada de materiales proceso y salida del producto terminado; la logística externa y almacenaje; la producción, cosecha, condiciones socioeconómicas, políticas, de mercado y leyes regulatorias; y el último, el empleo, desarrollo social y mejoramiento nutricional.

La productividad es la medición de la competitividad de las naciones en el largo plazo y depende del valor de los bienes y servicios (Porter 2003). La competitividad puede ser vista como la condición de la estructura y la estrategia de una entidad productiva tal como un pequeño negocio industrial con opciones a alcanzar una posición en el mercado con ganancias sostenibles. La competitividad en este sentido depende de factores críticos los cuales pueden o no ser sujetos de control ( Da Silva y Batalha, 1999).


La salud y prosperidad son creadas a nivel macroeconómico. Porter (2003) postula que los determinantes de la productividad pueden ser agrupados bajo dos factores microeconómicos principales: la calidad del ambiente comercial y el grado de desarrollo de las estrategias y operaciones de las empresas. Para ser competitivo es necesario mejorar la calificación personal, la calidad de la información, infraestructura, distribuidores y la calidad de sus relaciones.

La calidad se refiere a la combinación de caracteres críticos que establecen los consumidores para aceptar los productos. Para los alimentos esta es una mezcla de pureza, sabor, textura, color, apariencia y proceso de elaboración. La calidad esta asociada con la percepción de los consumidores, del valor de un producto en términos de que el cliente este preparado para pagar lo que puede ser subjetivo. (Fellows et al. 1995)

El principio de calidad es visto como productos de calidad que satisfacen necesidades, resuelven problemas y encuentran las expectativas de los consumidores.

Okazaki (2002) afirma que la calidad alimentaria tiene que ver con 2 conceptos: la higiene de la calidad y los aspectos no higiénicos. El primero puede ser dividido en tres categorías: ausencia de daño biológico, daño químico y daño físico. El segundo dividido en cuatro categorías: Calidad sensorial, nutricional, fisiológica (alimentos que prometen salud) y requerimientos de calidad en el proceso (uso) Según Peters y Timmerhaus (1980) la tecnología seleccionada y factores como la Infraestructura, proceso tecnológico, mercado, servicios, equipo, localización, costos y dirección, afectan la calidad y la competitividad de las industrias.

Los productos agrícolas son afectados por la calidad de materiales como selección de semillas, aplicación de fertilizantes, control de plantas al competir por espacios, plagas y control de enfermedades, limpieza y selección Situación similar se vive con los productos de origen animal. (FAO, 1997).


Por agroindustria se puede entenderse como la producción de insumos industriales, agroquímicos y otros, que utiliza la agricultura; aunque también cabe la acepción de entender por agroindustria todos los procesos que agregan valor a los productos agropecuarios como el empaque, beneficio, molienda, conservación, transformación, etc.

La definición de estrategias apropiadas, líneas de acción y prácticas operacionales para un ambiente sustentable y amigable con la naturaleza y orientado al desarrollo humano capaz de impactar la competitividad, debería ser diseñado de acuerdo al desarrollo económico y social y a las necesidades específicas dentro de cada país considerando lo siguiente:

! El desarrollo agrícola contribuye al desarrollo social y económico del país
! Mayor prosperidad y altos estándares de vida son esenciales para el desarrollo agrícola.
! Elevar la competitividad en las cadenas agroalimentarias puede impulsar la prosperidad para todos los actores de la cadena.
! Factores que afectan la productividad de la cadena son componentes del sistema y deben ser perfeccionados para incrementar la competitividad.
! Factores que afectan la productividad son múltiples en los niveles micro y macroeconómicos y se interrelacionan en forma dinámica con las cadenas agroindustriales como parte de subsistemas complejos y dinámicos.
! De acuerdo con Porter (2003) acciones efectivas dependen igualmente sobre el mejoramiento de la calidad en el ambiente macroeconómico de los negocios sobre el desarrollo (impulso de la capacidad y efectividad) de las estrategias y operaciones de las empresas atendiendo a la multidisciplinariedad y la propia naturaleza de los componentes de las empresas.
! Calidad y seguridad alimentaria, efectividad de los costos y éxitos comerciales son todos indicadores de la productividad. Pueden crecer mejorando el desarrollo empresarial y clima económico. Esos indicadores pueden representar el efecto adicional de los sistemas y dar posibilidades de acción más competitiva.

Una forma de visualizar la implementación de estrategias más efectivas para cada país, puede ser buscar oportunidades de seguridad y calidad agroalimentaria y utilizar formas de impulso competitivo con participación local y ajustándose a las condiciones del mercado interno. Asimismo, considerar las formas de cultura y necesidades prioritarias y proveer satisfactores soportados con una calidad y seguridad flexibles que se adapten a las condiciones ambientales y de hacer negocios.

Es necesario conocer el origen de las fuerzas que están detrás de la demanda del consumidor y entender si los verdaderos procesos y requerimientos representan las necesidades del cliente, o si detrás de su necesidades está la influencia de las industrias nacionales e internacionales incluyendo las cadenas de supermercados con sus nuevas formas de distribución, practicas publicitarias, crecimiento masivo del crédito, agresivas estrategias de venta, que pueden influenciar al mercado.

Consideraciones que sugieren la presencia de una calidad más allá de los estándares de alguna verificación metodológica tradicionalmente referida al control que involucran sistemas y subsistemas interrelacionados así como la tecnología, habilidad empresarial, implicaciones económicas y sociales que generan un efecto dominó cíclico donde los subsistemas no están preparados para absorber los costos incrementales potenciales debido a los altos parámetros o estándares de la calidad. Mucha gente puede desear y aun demandar productos de calidad y defender su posición, sin embargo, no estar necesariamente preparados para pagarla. Es conocido el hecho que los costos de producción y el impulso para ser competitivos ha sido afectado por las nuevas regulaciones internacionales (OECD, 1999) que obligan a las empresas a escoger entre cumplir con los estándares y obtener beneficios.

Se recomienda a la industria agroalimentaria como estrategia para la calidad cumplir con los siguientes pasos que son el resultado del conjunto de propuestas de diferentes autores (Box et al., 1978, Schimmelpfenning and Norton, 2003, Golan, et al 2004):

! Fortalecer las capacidades técnicas, de dirección, y comerciales de los actores de la cadena alimentaria y todos los aspectos relacionados con la calidad y la competitividad incluyendo el desarrollo de información que soporte la toma de decisiones.

! Incrementar la productividad a través del uso correcto de la tecnología disponible y desarrollar cadenas con ventajas y beneficios entre productores, industriales y comerciantes y con otros actores de los subsistemas alimentarios.

! Fortaleza institucional, capacidad como una necesidad económica y política que incluya:

o Formulación de políticas y el establecimiento de capacidad institucional y servicios de agroindustria rural.

o Desarrollo de servicios sociales básicos que incluyan aspectos financieros, comunicaciones, transporte, y educación, como componentes de programas de desarrollo rural.

o Desarrollo de infraestructura tecnológica, que incluya investigación y desarrollo y capacidad de ayudar a la transferencia tecnológica y eficiente extensión de servicios. (contribución de universidades escuelas técnicas, relaciones con el sector privado).

o Desarrollo de infraestructura de mercados incluyendo información.

o Desarrollo macroeconómico y comercial, inversión y comercio, producción agroindustrial y políticas de exportación, programas financieros, diseño de sistemas de información a favor de la competitividad.

o Desarrollar iniciativas de grupos de agentes de cadenas alimentarias y motivar la innovación y desarrollo integral, impulsando rivalidad entre actores con mejores estrategias a través de la promoción de incentivos e interdependencia comercial.

o Proteger el ambiente sustentable con intervenciones que prometan el uso de energía renovable y la reducción de contaminantes.

Referente a la red agroindustrial o cluster con respecto al perfeccionamiento de los aspectos empresariales:

! Estudios sobre sistemas de calidad y seguridad agroalimentaria
! Habilidades empresariales sobre mercados demandantes de alta calidad.
! Factibilidad de estudios de reingeniería agroindustrial producción a asegurar calidad e impulso competitivo.
! Implementación de sistemas de control de calidad total.
! Desarrollo de habilidades para lograr la efectividad en costos que cumplan con las regulaciones y estándares
! Conducir el entrenamiento en calidad y cultura de seguridad alimentaria incluyendo la técnica, , aspectos económicos y comerciales.
! Realizar estudios del mercado y de los consumidores sobre la tendencia de la calidad y seguridad de los alimentos.
! Generar y distribuir información sobre calidad y seguridad alimentaria y contribuir a su mejoramiento.

Aspectos del desarrollo tecnológico de la industria alimentaria

! Promover el mejoramiento y prácticas higiénicas y tecnológicas en clasificación, proceso, empaque transporte y almacenaje.
! Conducir el diseño, construcción y utilización sanitaria de equipos e instalaciones.
! Conducir el desarrollo, maximización, validación, análisis y control de procesos con prevención orientada a asegurar la calidad.
! Perfeccionar y garantizar la calidad de materias primas incluyendo la aplicación de buenas prácticas en productos agrícolas.
! Aplicar técnicas de preservación combinada
! Perfeccionar y garantizar la calidad y seguridad de materiales en los procesos de entrada y de artículos terminados a través de la aplicación de buenas prácticas de manejo y manufactura.

Desarrollar y aplicar efectividad, bajo costo, tecnologías y materiales de empaque que sean amigables con la preservación de la naturaleza.

En los casos en que se puede atribuir segregación por la presencia de Organismos genéticamente modificados se deberán identificar los requerimientos o modificaciones que permitan identificar la información requerida y establecer guías generales para el campo de estudio. El acercamiento a este tipo de sistemas propone las bases para proyectos de segregation[1] y traceability[2] que se describen a continuación (Cuevas 2003)

! Perfeccionar factores de calidad no microbiológicos.
! Identificar los componentes esenciales del sistema
! Caracterización de las relaciones entre los componentes
! Conocimiento de las propiedades del sistema considerando que es dinámico, evolutivo, complejo y con un objetivo común.

Como innovación a la metodología ampliamente aceptada por el sistema gerencial sobre seguridad alimentaria HACCP (Hazard Análisis Critical Control Point) (FAO, 1998 y FAO/WHO, 2003) se proponen por la FAO modificaciones consistentes en los siguientes principios .

! Ensamblar el análisis de sistemas como proyecto de equipo
! Describir objetivos de granos e identificar su destino uso y requerimientos comerciales de acuerdo al Protocolo de Cartagena, estándares de comercio y límites corrientes.
! Construir diagramas de flujo de las cadenas empresariales y confirmar los flujos de diagramas corrientes y de capacidades potenciales y procedimientos operacionales.
! Listar y analizar todos los riesgos potenciales asociados con cada parte de la cadena de granos, conducir un análisis de riesgo para contaminación de granos no GM con granos GM y considerar alguna medición de control identificando riesgos.
! Determinar puntos críticos de control, que es, donde puede ocurrir la pérdida de segregación propia.
! Establecer límites para cada punto crítico de control basado sobre condiciones de mercados corrientes y regulaciones o requerimientos comerciales que es definidos o adoptados en base a acuerdos.
! Establecer un sistema de monitoreo para cada punto de control crítico y en toda la cadena , donde la traceability sea un elemento clave
! Establecer acciones correctivas que es, que hacer con cadenas de seguridad segregadas, y cumplir con acuerdos.
! Establecer procedimientos de verificación, basados sobre información actualizada de tecnologías de detección de OGM
! Crear y obtener continuamente información sobre sistemas de trazabilidad.


En orden a alcanzar proyectos de inversión empresarial competitivos Cuevas R (2004, Bulletin 156) propone factores que pueden solucionar los problemas que existen en los procesos de la cadena agroalimentaria y formas para ayudar a los tomadores de decisiones a encontrar nichos para sus mercados. Las variables propuestas son las siguientes:

! Aspectos técnicos
! Aspectos de mercado
! Aspectos financieros
! Aspectos de dirección

GAPs y GMPs

Aunque los HACCP tienen una utilidad limitada en la producción de frutas y hortalizas frescas, constituyen un proceso útil para reducir los riesgos cuando se procesan los productos. (FDA, 2001). Si las frutas y hortalizas están destinadas a ser consumidas frescas, no existen medidas que puedan eliminar o reducir los riesgos biológicos a niveles aceptables después de la contaminación. La contaminación se puede controlar a través de las Buenas Prácticas Agrícolas (GAPs) y las Buenas Prácticas de Fabricación (GMPs) .

Programas como las GAPs, GMPs y HACCP proporcionan las condiciones operativas y ambientales básicas necesarias para la producción de frutas y hortalizas seguras y saludables. (FAO / WHO, 1997).

La seguridad alimenticia representa la garantía de que los alimentos no causarán perjuicios a los consumidores cuando sean preparados y / o ingeridos de acuerdo con su uso previsto (FAO / WHO, 1997). Así, la garantía de la seguridad alimenticia implica la reducción de los riesgos que puedan surgir con los alimentos. Un producto puede ser de calidad si cuenta con la capacidad de satisfacer necesidades explícitas o implícitas, sin embargo, puede ser inseguro si está contaminado con organismos patogénicos no detectados, productos químicos o riesgos físicos.

La producción de productos alimenticios requiere que el sistema de garantía de seguridad se edifique sobre cimientos sólidos. GAPs y GMPs ofrece directrices que proporcionan un programa de seguridad sólido (FDA, 1998).

! Al garantizar un entorno laboral limpio y seguro para todos los empleados.
! Eliminar el potencial de contaminación de los productos alimenticios.
! Cuando se aplica a la producción de productos frescos, se enfoca en temas de selección del lugar de producción,
! Al uso de tierra adyacente.
! Al empleo de fertilizantes.
! Calidad y empleo del agua.
! Control de plagas y monitorización de pesticidas.
! Prácticas de cosecha (incluyendo higiene de trabajadores),
! Embalaje, almacenamiento.
! Higiene desde el campo hasta el transporte del producto.

La Comisión Internacional sobre Especificaciones Microbiológicas para los Alimentos estableció en 1986 que “GAPs en la producción combinadas con métodos higiénicos aceptables durante cosecha, embalaje y transporte de hortalizas son más importantes que las pruebas microbiológicas” a la hora de minimizar los riesgos de contaminación microbiana de los productos frescos (Food Science Australia, 2000).

AGROINDUSTRIAS EN MÉXICO

El concepto de agroindustria supone la integración vertical de los procesos de conservación y transformación de la producción agropecuaria. La agregación horizontal de los recursos productivos y la integración vertical de los procesos de producción que sean capaces de aprovechar la mano de obra disponible en el sector agropecuario, elevar su productividad y generar excedentes para su capitalización continua. (Martínez de N. I., Restrepo, F. I., Zamora, M de E. C., 1977, p.25)

El concepto de agroindustria o industria campesina incluye los procesos de transformación de los productos primarios provenientes del agro, que satisfacen las necesidades locales regionales; las del mercado nacional y, en algunos casos asistir a los centros de consumo internacional. (Gascón, 1977, p. 219)

La Ley Agraria dispone en su artículo 108 que los ejidos podrán constituir uniones, cuyo objeto comprenderá la coordinación de actividades productivas, asistencia mutua, comercialización u otras no prohibidas por la Ley.

Las uniones de ejidos podrán establecer empresas especializadas que apoyen el cumplimiento de su objeto y les permita acceder de manera óptima a la integración de su cadena productiva.

Los ejidos y comunidades, de igual forma podrán establecer empresas para el aprovechamiento de sus recursos naturales o de cualquier índole, así como la prestación de servicios. En ellas podrán participar ejidatarios, grupos de mujeres campesinas organizadas, hijos de ejidatarios, comuneros, avecindados y pequeños productores.

Las empresas a que se refieren los dos párrafos anteriores podrán adoptar cualquiera de las formas asociativas previstas por la ley.

El artículo 110 dispone que las Asociaciones Rurales de Interés Colectivo podrán constituirse por dos o más de las siguientes personas : ejidos, comunidades, uniones de ejidos o comunidades, sociedades de producción rural, o uniones de sociedades de producción rural.

Su objeto será la integración de los recursos humanos, naturales, técnicos y financieros para el establecimiento de industrias, aprovechamientos, sistemas de comercialización y cualesquiera otras actividades económicas; tendrán personalidad jurídica propia a partir de su inscripción en el Registro Agrario

Nacional, y cuando se integren con Sociedades de Producción Rural o con uniones de éstas, se inscribirán además en los Registros Públicos de Crédito Rural o de Comercio.(Ley Agraria, DOF, 9 de Julio de 1993)

Las agroindustrias tienen como objetivo la transformación industrial de los productos agrícolas para darles un mayor valor agregado. .Establecen medidas y técnicas para el manejo y tratamiento de los productos agropecuarios, tanto para ingresarlos al mercado en fresco como para su ulterior transformación. En ambos casos, ante la naturaleza perecedera de estos productos, es preciso regular su ingreso al mercado de consumo a fin de evitar la acción de los especuladores, ya que su concurrencia masiva contribuye notablemente al desquiciamiento de sus precios.

La industria agroquímica tiene por objeto suministrar fertilizantes y plaguicidas al agro, y está vinculada como proveedor de insumos, sin embargo no forma parte de las agroindustrias.(González, C. M. 1977, p. 210)

Empresas integradoras. El Gobierno Federal con el interés de impulsar polos de desarrollo regional generadores de empleo e ingresos estables ha propuesto la creación de empresas integradoras con experiencias en el país no muy gratas, que se sostienen en forma temporal en tanto reciben los apoyos de gobierno, pero al suspenderse el financiamiento, la asesoría y el apoyo gubernamental, las desventajas competitivas estructurales provocan que los participantes involucrados contraigan progresivamente sus actividades y finalmente desaparecen por falta de políticas que impulsen la competitividad sistémica. Una última alternativa es la creación de incubadoras para la creación de negocios agrícolas, que al estar en manos del sistema financiero privado se establece como un negocio relativamente rentable, principalmente para los bancos, ya que sólo prestarán a los clientes con negocios atractivos que ofrezcan expectativas de crecimiento y capacidad de pago.

BIBLIOGRAFÍA

Box et al., (1978), Statistics for experimenters. New York, N.Y., United Status of America, John Wiley and Sons.
Cuevas, R. (1998), La competitividad en la Industria Alimentaria y la Educación de los tecnólogos de alimentos. Presented at the primer Congreso Centro Americano de la Industria de Alimentos, Guatemala City, September 1998, Asociación Guatemalteca de tecnólogos en Alimentos. Guatemala.
Cuevas, R. (2004, Bulletin 156), Food Engineering Quality and Competitiveness in small food Industry Systems. FAO Agricultural Service, FAO Corporate Document repository, Rome.
Da Silva and Batalha, (1999) Competitividade em sistemas agroindustriais: metodologia e estudo de caso. In:// workshop Brasileiro de Gestäo de Sistemas Agralimentares, PENSA/FEA/USP Ribeirao Preto, Vicosa, MG Brasil.
FAO 1997. The State of Food and Agriculture 1997, Rome.
FAO/WHO. (1997). Codex Alimentarius Food Hygiene Basic Texts. Joint ASQ. 2000.
FDA. 1998. Guide to minimize microbial food safety hazards for fresh fruits and vegetables. U. S. Food and Drug Administration. Available via the Internet at http://www.cfsan.fda.gov/~dms/prodguid.html
FDA. 2001. FDA publishes final rule to increase safety of fruit and vegetable juices. Food and Drug Administration News Release, U.S. Food and Drug Administration. Available via the Internet at http://www.fda.gov/bbs/topics/NEWS/2001/NEW00749.html
Food Science Australia. (2000). Packaged minimally-processed fresh-cut vegetables. In Food Safety and Hygiene- A Bulletin for the Australian
Gascón, M.J. (1977), Problemas de la Industrialización Ejidal. El caso del Fondo Nacional del Fomento Ejidal, en: Martínez de N. I., Restrepo, F. I., Zamora, M de E. C. (1977), Alimentación Básica y Desarrollo Agroindustrial (comp.), Editorial Fondo de Cultura Económica, México.
Golan, et al (2004):Food traceability, One ingredient in a safe and efficient food supply. Amber Waves (Economic Research Service, USDA) 2 (2): 14-21
González, C.M. (1977) Algunas consideraciones sobre la Organización de Agroindustrias. en: Martínez de N. I., Restrepo, F. I., Zamora, M de E. C. (1977), Alimentación Básica y Desarrollo Agroindustrial (comp.), Editorial Fondo de Cultura Económica, México.
Hennessy, et al. (2003), Systemic failure in the provision of safe food. Food Policy, 28 (1):77-96.
Heylighen, (1998), Basic concepts of the systems approach (available at http://pespmc1.vub.ac.be/SYSAPPR.HTML
Hobbs et al., (2000), Value chains in the agri-food sector. What are the? How do they work? Are they for me?. Department of Agricultural Economics, College of Agriculture, University of Saskatchewan, Canada.
Ley Agraria, DOF, 9 de Julio de 1993)
Linus U. Opara, (Diciembre 2002), Traceability in Agricultura and Food supply Chain: a Review of basic concepts, technological implications, and future prospects. Collage of Agricultural and Marine Sciences, Sultan Qaboos University, Department of Bio resource and Agricultural Engineering.
Martínez de N. I., Restrepo, F. I., Zamora, M de E. C. (1977), Alimentación Básica y Desarrollo Agroindustrial (comp.), Editorial Fondo de Cultura Económica, México.
OECD, (Organization for Economic Co-Operation and Development) (1999). Food Safety and Quality. Trade Considerations. Cedex, France, OECD
Okazaki (2002, Quality Control infish processing. In: Quality control in fish processing. Report of the APO Seminar, Tokyo, 14-22 April 1999. Tokio,Asian, Productivity Organization, p.60.
Porter (2003), Building the microeconomic, foundations of prosperity: findings from the microeconomic competitiveness index. In.: Global competitiveness report 2002-2003, ,P. Cornelius and K Schwab (editors). World Economic Forum (available at http:// www.weforum.org/pdf/gcr/GCR_2002_2003/GCR_MICI.pdf)
Sauter, (2000), Information systems analysis. Systems theory(available at http://www.umsl.edu/-sauter/analysis/intro/system.html)
Schimmelpfenning, D.E. & Norton, (2003), What is the value of agricultural economics research? Amer J. Agr. Econ. 85 (1): 81-94

[1] Segregation: Se refiere a alimentos caracterizados como OGM, (organismos genéticamente modificados) y que algunos países o consumidores no están dispuestos a consumir exigiendo sistemas de evaluación de traceability que garanticen que están adquiriendo productos saludables.
[2] Traceability. Es una estrategia preventiva que toman algunas empresas sobre la calidad y seguridad de los alimentos que venden documentando sus procesos de producción y distribución para garantizar al consumidor el origen, localización historia y vida de los productos (Linus U. Opara, Diciembre 2002)


Joaquín Perea Quezada - joaquinpereaarrobayahoo.es

viernes, 25 de febrero de 2011

Sistemas Agroindustriales I.

Se puede decir que agroindustrias o empresa agroindustrial es una organización que participa directamente o como intermediaria en la producción agraria, procesamiento industrial o comercialización nacional y exterior de bienes comestibles o de fibra .

El concepto de agroindustria agrupa a todos los participantes en la industria agraria, que no sólo son los proveedores de tierra , capital y trabajo, sino también a las instituciones del mercado para la comunicación y movimiento de los artículos, así como a las instituciones y mecanismos de coordinación entre sus componentes.

imagen
Cuando el especialista en Marketing habla de industria se refiere a quienes intervienen en la oferta de un bien. En el lado opuesto a la industria está el mercado, compuesto por los consumidores.

Cuando se habla de la agroindustrias, se está observando con un enfoque de sistemas a la actividad agraria que tiene que ver con la obtención de un determinado bien: De este modo, una plata procesadora de pulpa de mango es una agroindustrias, al igual que la empresa que los cultiva y cosecha.

La agroindustrias es un conjunto de piezas en equilibrio, desde la fase de producción agrícola propiamente dicha, pasando por las labores de tratamiento post-cosecha, procesamiento y comercialización nacional e internacional, en el trayecto que recorren los productos del campo hasta llegar al consumidor.

La agroindustrias es compleja, pues existen muchas variables que influyen permanentemente en el éxito de la empresa, desde el proceso productivo (pre-cosecha), pasando por la cosecha, tratamiento post-cosecha, embalaje , transporte y almacenamiento refrigerado o frigorífico y controles de calidad en diferentes etapas de la distribución.

Algunos definen Agroindustrias como la visión agregada de la actividad agraria. Ciertos autores incluyen en las agroindustrias a las actividades de acuacultura como la crianza de crustáceos.

Agroindustrias es concebir la empresa agraria como parte de un sistema: De este modo, cada uno de los conformantes del sistema agroindustrial revisarán continuamente su papel dentro de el.

Sistema agroindustrial - mientras tanto- es el conjunto de todas las personas y organizaciones que participan directamente ( por ejemplo productores, distribuidores y otros ) o indirectamente ( como los bancos y extensionistas )en el flujo de producción de los bienes agroindustriales desde el productor agrícola hasta la mesa de los consumidores.

La empresa agroindustrial requiere ejecutivos capaces de actuar en entornos muy variables y generalmente regulados con gran cantidad de dispositivos legales. Su relación con el tema de la alimentación popular genera esta particularidad.
Clasificación de las agroindustrias
Las agroindustrias pueden clasificarse según el destino que tendrán sus productos :
Orientadas al mercado interno : productos básicos y productos no básicos .
Orientadas a la exportación : productos tradicionales y productos no tradicionales.

Fuente: http://agroindustriaperu.galeon.com/ , 25 de febrero de 2011

La Agroindustria

La Agroindustria es un sistema dinámico que implica la combinación de dos procesos productivos, el agrícola y el industrial, para transformar de manera rentable los productos provenientes del campo. El sistema de desarrollo agroindustrial conlleva a la integración vertical desde el campo hasta el consumidor final de todo el proceso de producción de alimentos u otros artículos de consumo basado en la agricultura. La integración vertical significa que le proceso en todas partes sus fases y su planificación depende de una autoridad orientada hacia el mercado con criterio industrial y que practique una política adecuada a la demanda del mercado.

Un combinado industrial es una empresa integradora que involucra la producción de materias primas agrícolas, su transformación en productos finales y subproductos, que son empacados y comercializados por el combinado. La esencia de esta definición es la integración o coordinación técnica y económica de procesos o actividades. Se trata de integrar bajo un poder decisorio los cuatro elementos básicos del sistema agroindustrial:

a) abastecimiento de insumos al agro.

b) La producción pecuaria.

c) La transformación o procesamiento del producto agropecuario.

d) El mercado de productos.

Es un conjunto de procesos de transformación aplicados a materias primas de origen agropecuario y forestal, que abarca desde su beneficio o primera agregación de valor, hasta la instancia que generan productos finales con mayor grado de elaboración constituye uno de los subsectores de gran relevancia para el país, pues se encuentra estrechamente vinculada con los demás sectores de la actividad económica.

¿Qué ocurre con la incorporación de la agricultura al proceso de agroindustrialización?

Tiende a modificar el uso del suelo e influye en la composición de la fuerza de trabajo agrícola. A la vez, provoca cambios importantes en la distribución y los precios de los alimentos, además de que contribuye a modificar los hábitos alimenticios, que a menudo llevan a sustituir la producción de alimentos de consumo popular, por aquellos dirigidos a sectores de ingresos medio y alto.






Fuente: www.uba.edu.ar/pai2010